Comparamos los dos tipos de energía

En anteriores publicaciones ya hemos hablado de que la biomasa es una energía en expansión y cada vez son más las personas que apuestan por su utilización. Sin embargo, son muchos los que tratan de comparar la biomasa con otras fuentes de energía que aparentemente pueden ser similares. En este caso, queremos hablaros del carbón vegetal.

 

Las principales diferencias

Ambas fuentes de energía se utilizan, entre otras cosas, para calefaccionar y para alimentar calderas. Sin embargo, las diferencias entre la biomasa y el carbón vegetal son evidentes. ¿Os parece que hacemos un vistazo a los principales?

 

Utilización. A nivel mundial, la energía proveniente del carbón vegetal es, de momento, la más utilizada, especialmente para el sector industrial. El carbón vegetal se presenta como un recurso económico cuando se compra en grandes cantidades, por lo tanto, las grandes multinacionales suelen apostar por él. 

 

Contaminación. A pesar de la popularidad del carbón vegetal, la biomasa es un recurso mucho más respetuoso con el medio ambiente. En este sentido, las emisiones a la atmósfera que emite el carbón contribuyen de manera significativa al efecto invernadero. Una situación que se ve agravada cuando tenemos en cuenta que el sector industrial utiliza esta energía en grandes cantidades. Así pues, la biomasa es la mejor opción si apostamos por el medio ambiente y por el bienestar de nuestro planeta. 

 

Coste. A nivel económico, la biomasa también se presenta como la mejor opción ya que es un recurso 100% renovable y también puede ser utilizado para cualquier tipo de industria. Tan sólo hay que las grandes multinacionales apuesten por este tipo de energía por encima de energías más contaminantes. Los resultados en los hogares que apuestan por la biomasa son evidentes y positivos. Se imaginan cuáles serían los resultados a gran escala? 

Abre whatsapp
¿Quieres que contactemos contigo?
¿Quieres que contactemos contigo?