Una fusión entre la tradición y la innovación

La tecnología avanza a un ritmo frenético. Cada vez son más las novedades de las que disponemos en el mercado. Y muchas de ellas, tal y como nos gusta, apuestan por la sostenibilidad. En esta ocasión, venimos a hablar sobre qué es una caldera de gasificación. Un aparato diseñado para quemar leña (así como carbón vegetal) a base del principio de la gasificación. Esta se genera a través de un ventilador exhaustor que aspira los gases quemados de la caldera.

Por este motivo, hablamos de fusión entre tradición e innovación. La tecnología se combina con las fuentes de combustible tradicionales para conseguir los máximos resultados. Dicho de otra forma, aprovechan la energía que nos hornos de madera típicos se desperdicia. Este proceso de gasificación consigue una eficiencia de calentamiento casi del 90%. Asimismo, un ciclo de quema de estas calderas dura entre 8 y 10 horas.

Cómo funciona una caldera de gasificación?

El cuerpo de las calderas de gasificación está formado por dos espacios situados uno encima del otro. El superior tiene la función de depósito de combustible. El inferior funciona como cámara de combustión y recipiente de cenizas. Entre los dos espacios encontramos una rejilla giratoria que permite una gasificación perfecto así como la retirada de las cenizas. En la parte posterior del cuerpo de las calderas se encuentra un canal de gases quemados vertical equipado con una válvula de encendido en la parte superior. Esta parte del canal de gases quemados dispone de un filtro de tiro para conectar con la chimenea.

Las calderas de gasificación son una muy buena opción siempre que busques un rendimiento elevado de larga duración. Son una apuesta firme por la energía verde que apuestan por la sostenibilidad del planeta. Si quieres saber más o información, puedes contactar con nosotros. Te explicaremos con todo detalle todo lo que necesites y te aconsejaremos en tus decisiones.

Abre whatsapp
¿Quieres que contactemos contigo?
¿Quieres que contactemos contigo?