Un proceso sencillo que tú mismo puedes realizar

Las calderas de biomasa tienen una característica que las diferencia de las convencionales. Se trata, efectivamente, del tipo de combustible que utilizan: la biomasa. Sin embargo, su funcionamiento es bastante similar al del resto de calderas. No obstante, sí es cierto que el mantenimiento de este tipo de aparatos incluye procedimientos propios de estos sistemas. La mayoría de las acciones las puede realizar el propio usuario, y no suelen conllevar altos niveles de dificultat.

Podemos dividir las tareas de mantenimiento de las calderas de biomasa en dos vertientes: por un lado, el mantenimiento que debe realizar el propio usuario, y por el otro el que tiene que llevar a cabo un profesional. En el caso del cliente, este se encargará periódicamente de la limpieza de los residuos así como de controlar que la caldera genere el calor necesaria. Trabajos nada forzosos que se acaban convirtiendo en una rutina dinámica, rápida y amena.

Es necesario recordar que la legislación vigente obliga a que las calderas de biomasa sean sometidas al menos a un mantenimiento oficial anual. Hay que decir que este suele coincidir con la llegada del frío. Tras que la caldera haya sido una larga temporada sin funcionar. Este trabajo recae en manos de un técnico profesional que se encarga de asegurar su eficiencia. También realizará una limpieza en profundidad teniendo especial cuidado en el quemador y los pasos de humo. No podemos olvidar tampoco los elementos de seguridad. En definitiva, todo lo necesario para que la caldera comience una nueva temporada.

Sigue estos consejos para mantener la eficacia de tu caldera

A continuación, te exponemos algunos consejos que te ayudarán con el mantenimiento de tu caldera de biomasa. Recomendaciones que puedes poner en práctica desde hoy mismo y que a buen seguro darán resultats.

  • Et recomendamos que durante el verano la enciendas en dos o tres ocasiones. Con una vez al mes es suficiente. Con esto conseguiremos que el circuito no quede ininterrumpido durante tanto tiempo. De este modo, cuando la volvamos a utilizar en invierno la puesta en marcha no será tan complicada.
  • Ten cuidado del entorno. Las calderas de biomasa necesitan ventilación. Procura no colocar objetos grandes y pesados a su alrededor. Además, no olvides vigilar la llama: si no es de color azul intenso, la caldera podría tener un problema.
  • Por último, con el paso del tiempo las calderas pierden presión. Recuerda cuanto más baja es esta, peor será su funcionamiento. Por lo tanto, procura revisar siempre que puedas el indicador y, en caso necesario, aumenta-la.

jordan retro 11 mens footlocker

Abre whatsapp
¿Quieres que contactemos contigo?
¿Quieres que contactemos contigo?