Un problema que nos afecta a todos

Ante la pregunta de si el cambio climático puede aumentar el riesgo de incendios forestales, la respuesta es sí. Así lo ha demostrado un equipo de científicos de la Universidad de Barcelona. La investigación ha calculado que el incremento de las temperaturas afectará directamente a los incendios forestales de la Europa Mediterránea. De este modo, si la temperatura media del planeta aumenta un grado y medio, a finales de siglo la superficie quemada del sur de Europa será notable. Concretamente, un 40% superior a la prevista en otros modelos que no contemplan el calentamiento climático en sus varibles.

La investigación también ha querido analizar cuáles serían los efectos si la temperatura media subiera tres grados. Y los resultados son devastadores. En este caso, la superficie afectada sería un 100% superior. O con otras palabras, el doble de la que se quemaría si las temperaturas actuales se mantuvieran.

Los acuerdos de París

En 2015 París acogió la firma de un acuerdo a nivel mundial, dentro de la Convención Marco Sobre el Cambio Climático. Un acuerdo que se comprometió a que la temperatura de la Tierra no aumente más de dos grados, entre otras cosas. Sin embargo, se planteó el deseo de que la temperatura media no aumente más de un grado y medio respecto a la que había antes de la revolución industrial.

Un acuerdo ambicioso e histórico

Se planteó como un acuerdo ambicioso e histórico. Sin embargo, tan sólo dos años más tarde, la victoria de Donald Trump condicionó que EEUU abandonaran el tratado. De hecho, esta era una de las promesas clave de la campaña del presidente estadounidense. De este modo, que el país más contaminante del mundo esté al margen de este acuerdo es un paso en haces en el logro de los objetivos.

La biomasa como solución

La biomasa, más allá de ser una energía limpia y sostenible, también puede jugar un papel fundamental en relación a la prevención de incendios forestales. De hecho, la biomasa se basa en aprovechar los residuos procedentes de la limpieza de los bosques como combustible para generar energía.

Por lo tanto, el uso de la biomasa como recurso energético contribuye a mantener limpios los bosques y evitar así la propagación de incendios. Hay que recordar que gran parte de los incendios se producen debido a la poca limpieza de los espacios forestales. Por tanto, el fomento de este tipo de energía nos ayudará en dos aspectos. Por un lado, a prevenir incendios y desastres forestales, y por la otra a reducir los niveles de contaminación del planeta.

Abre whatsapp
¿Quieres que contactemos contigo?
¿Quieres que contactemos contigo?